Dino Speed Painting 1: Labocania anomala.

Labocania anomala. Art by Román García Mora.

Un ejemplar de Labocania anomala merodea por un bosque en el extremo más meridional de Laramidia a finales del Cretácico en lo que hoy es Baja California.

Labocania anomala es un tiranosaúrido del Cretácico Superior de México, hallado en Baja California. Se trata de una forma más robusta que otros miembros de la familia, con unas extremidades robustas y un cráneo corto y profundo, hasta el punto de que llegó a ser emparentado con los abelisaúridos. En el mismo yacimiento se hallo un lambeorsaúrido de gran tamaño, Magnapaulia laticaudus, que posiblemente sirviera de alimento a este gran depredador.

Anuncios

Una colonia de Enanthiornites en Argentina.

Colonia de Enanthiornithes. Composición final. Art by Román García Mora.

Composición final.

Aunque los restos de huevos fósiles del mesozoico no son raros, muy pocas veces sirven para relacionar una especie fósil con sus hábitos reproductores. Investigadores de la Universidad Nacional de Comahue han podido desentrañar la estrategia de reproducción de un grupo de aves primitivas, las Enanthiornithes, a partir de restos de una colonia de nidificación hallados en la ciudad de Nuequén, en la Patagonia argentina. Datado en el Cretácico Superior, el yacimiento muestra evidencias de que estas aves nidificaban en un entorno árido, cercano a un sistema de dunas y atravesado por cursos de agua efímeros.

Un exhaustivo mapeo de parte de la colonia, desveló que las aves realizaban puestas individuales de uno o dos huevos, separadas una distancia regular y sin estructuras de nidificación. Esta disposición es común en multiples especies de aves actuales. La característica más particular de esta colonia es que los huevos aparecieron semienterrados verticalmente con el polo que contiene el saco de aire expuesto hacia el exterior. Esta disposición habría impedido la rotación de los huevos, una estrategia muy extendida entre las aves actuales, que estas aves cretácicas no podrían haber realizado.

Esta estrategia de anidación podría ser común entre especies de aves basales y terópodos avianos, como los troodóntidos. También podría suponer una estrategia para evitar el sobrecalentamiento del huevo en un clima árido.

Colonia de Enanthiornithes. Composición final. Art by Román García Mora.

Colonia de Enanthiornithes.

Concavenator corcovatus.

Un nuevo Dinosaurio para Las Hoyas.

Concavenator corcovatus es el último dinosaurio descubierto en el yacimineto de Las Hoyas, Cuenca. Este fósil pasa por ser el mayor depredador hallado en España con restos relativamente completos, además de ser el primer Carcharodóntido identificado en Europa. Destaca además por sus peculiaridades morfológicas que lo hacen único, como ya ocurre con otros extraños dinosaurios que habitaron en las islas que formaban Europa durante el Cretácico.

Esquema de los restos de Concavenator corcovatus. La barra corresponde a 1 m.

Los restos encontrados corresponden a un esqueleto practicamente completo y articulado, con una longitud aproximada de 4 m, y de edad Barremiense? (Cretácico superior).De sus restos podemos destacar los siguientes aspectos:

  1. -Un cráneo margnificamente conservado (falta la parte posterior), con caracteres típicos de un allosaurido derivado, de tipo Carcharodontosaurido.
  2. -Una cresta formada por las espinas de las dos últimas vertebras dorsales. Otros dinosaurios emparentados, como Acrocanthosaurus, presentan espinas vertebrales altas, desde el cuello hasta la cola formando una especie de vela baja. Así la cresta de C. corcovatus puede resultar de una reducción de este tipo de estructura.
  3. -Unas protuberancias en la ulna interpretadas como una estructura de anclaje para protoplumas, por comparación con las estructuras que encontramos en aves actuales.
  4. -Un tamaño reducido de los pies que,  junto con la complexión larga y grácil de las piernas, indican una locomoción ágil y rápida.

 

Hábitat y Ecología.

Las evidencias sedimentologicas del yacimiento de Las Hoyas permiten elaboran una reconstrucción bastante ajustada del entorno en el que viviría Concavenator. Se trataría de un humedal en el fondo de una cuenca que recibiría agua y sedimentos de formaciones carbonatadas en los margenes de dicha cuenca. Este entorno compondría un paisaje en mosaico, con lagunas y chracas de diversas profundidades, conectadas por canales. Existen evidencias que indican una marcada estacionalidad, con un periodo húmedo, con abundante aporte hidrico de los márgenes de la cuenca, y un periodo seco, en el cual la disponibilidad hídrica disminuiría y muchas masas de agua se secarían. Es en este periodo seco cuando proliferarían los lechos bacterianos responsables de la excelente conservación de los fósiles del yacimiento. Acceda a más información la reconstrucción paleoambiental y la tafonomía del yacimiento de Las Hoyas.

Relaciones Inetrespecificas. Las condiciones particulares de conservación en Las Hoyas ofrecen una buena muestra de la composición de organismos de esta comunidad, en todos los niveles de la cadena trófica. Con esta información, podemos hacer una buena aproximación de las relaciones ecológicas de C. corcovatus. Se suele asumir que, por las condiciones de fosilización óptimas de este yacimiento, la composición de fósiles se corresponde bastante bien con la composición de especies del ecosistema. O dicho de otro modo, que una gran proporción de las especies que habitaban la zona quedaron representadas en el registro fósil. Sin embargo, no debemos olvidar que, como vimos antes, la fosilzación se ve favorecida en la época seca, mientras que la mayor diversidad del ecosistema aparecería durante la estación húmeda. No podemos por tanto descartar la migración de especies de localidades proximas durante la estación húmeda, que no llegaron a dejar restos fósiles.

Concavenator tiene la morfología de un depredador típico, además las proporciones de su sistema locomotor, parecen indicar más una tendencia a la caza activa, que al carroñeo. Por su tamaño ocuparía el nicho de superdepredador del ecosistema, de modo que prácticamente todas las demás especies serían presas potenciales. Dadas sus necesidades energéticas sus presas favoritas incluirían Iguanodon y posiblemente Hypsilophodon. Sus competidores serían grandes cocodrilos.

Relaciones Intraespecíficas. Con el material disponible podemos tratar dos aspectos de las relaciones de Concavenator con miembros de su mismo especie. En primer lugar debemos considerar la territorialidad propia de un depredador de gran tamaño. Para satisfacer sus necesidades energéticas el área de campeo de un animal así, debía ser considerable, más aún si tenemos en cuenta la estacionalidad de su hábitat, que influiría directamente en la disponibilidad de presas. No podemos descartar que C. corcovatus sea de hecho uno de estos taxones inmigrantes, que llegan al humedal de Las Hoyas en la estación húmeda (las diferentes condiciones de fosilización de Concavenator y de otros fósiles del yacimiento apoyan esta idea).

En segundo lugar debemos considerar la función de la particular cresta de este dinosaurio. Tradicionalmente, a las estructuras del tipo de crestas o velas dorsales se les han dado dos funciones: la termorregulación y la interacción social. Dado el tamaño de la que posee Concavenator en relación con el resto del cuerpo, su capacidad para disipar el exceso de temperatura es limitada. En cambio, su intervención en la interacción social es mucho más plausible. El tegumento que recrube esta cresta podría estar coloreado, permanente o estacionalmente, como herramienta para el reconocimiento entre individuos, como signo de la salud del individuo, o en los rituales de cortejo.

Una nueva escena del yacimiento de Las Hoyas.

Recontrucción paleoecológica de Concavenator corcovatus. Grafito y composición digital. 2010

En la reconstrucción se muestra a un Concavenator corcovatus patrullando su territorio en busca de presas. Merodea por una masa de Onychiopsis, un helecho de porte herbáceo muy común en el yacimiento. Este helecho crece en amplias extensiones, en este caso en el lecho seco de una charca poco profunda, lo que nos indica que estamos en la estación seca. En primer plano encontramos al reptil Scandensia ciervensis acechando a un coleóptero Cupédido. Esta especie se caracteriza por unas extremidades de proporciones alargadas y por indicios de la presencia de estructuras especializadas para la vida arborícola, como las almohadillas de los gecos actuales. Sobre las pinnas de una hoja de Weichselia, un helecho arborescente, reposa el neuróptero Allopterus mayorgai. Pueden encontrar imágenes de los fósiles de estos y otros organismos del yacimiento aquí.

Fase intermedia de la elaboración de la ilustración